Actividades 2008

Ruta de La Lobera

Real de la Jara - 22 de noviembre de 2008


Veintidós valientes partimos a las tantas de la madrugada, según algunos, y a las 8:30 horas de una esplendida mañana otoñal, agraciada con un cielo azul radiante y unos deseos de disfrutar de un día más de buena compañía y de los deliciosos paisajes que nos depararía esta zona de El Real de la Jara.

El sendero de La lobera era nuestro destino y nuestro propósito, pero con un cambio en el inicio de la ruta, diferenciándonos del itinerario oficial.

    

Nos fuimos a la entrada de El Real por la carretera de Almadén de la Plata. Antes de llegar al pueblo, a la derecha, comienza nuestra ruta por la Vereda del Colmenar Blanco, por la que pudimos disfrutar de zonas de dehesas con encinas y alcornoques centenarios, mirándonos curiosos, por encima de sus copas, los buitres leonados.

    


Una vez en el punto más alto, el Puerto del Quejido, cinco km. más arriba, ya que este tramo es todo de subida, tal que en algunos puntos obliga al descanso, nos encontramos con la carretera de Cazalla de la Sierra, la que seguiremos paralelamente durante un tramo de unos 600 metros, hasta encontrarnos a la izquierda, el camino de la Lobera, junto al arroyo del mismo nombre.



Por el camino nos encontramos granjas de cerdos y ovejas.
  Cuando terminamos este camino, con la desilusión de no haber podido observar un arroyo de aguas corrientes y cristalinas, nos encontramos con la sorpresa de que nos quedaban unos cuatro kilómetros de asfalto, siguiendo el arroyo de La Lobera al menos un kilómetro, para después pasar a nuestra derecha, donde localizamos un buen sitio para reponer fuerzas.

El sitio era ideal, buenas vistas, tranquilidad, sosiego, bellos paisajes y una compañía excelente, compartimos algunas cosillas, disfrutamos del té de Paqui y reanudamos el poco camino que nos quedaba para llegar al pueblo.




Camino de unos mil quinientos metros casi todos cuesta arriba, pero que no impidió que, poco a poco, todos llegáramos a nuestro destino y a buena hora para poder hacer un visita a su castillo del siglo XIII, denominado antiguamente El Realejo, y desde el que podemos divisar su compañero de cuatro torres, ya en tierras extremeñas.

Además de un último esfuerzo para alcanzar la cota de más de 500 metros a la que se encuentra, pudimos disfrutar de unas esplendidas vistas, tanto de tierras sevillanas como de la provincia de Badajoz.

GRUPO SENDA