Actividades 2009

Alájar - Ermita de Santa Eulalia

Sierra Norte de Aracena (Huelva) - 19 de septiembre de 2009




A pesar de que en estas fechas aun suele hacer calor para pasear por el campo, tuvimos suerte y el tiempo estaba fresco y algo nublado.

Poco más de las once de la mañana comenzamos el sendero en el pequeño puente cubierto de enrredaderas, y desde el que disfrutamos de unas esplendidas vistas de la Peña de Arias Montano. El caudal de la rivera de Alajar, que nos preocupaba tras las últimas lluvias, resultó que bajaba con muy poca agua, por lo que estábamos seguros de que no tendríamos problemas en vadear la rivera.


Una vez tomado el camino paralelo al que se dirige al cementerio, salimos a la carretera que se va hasta la ermita de San Bartolomé y tomándola hacia la izquierda, al poco nos encontramos a la derecha la señal que nos indica que es la dirección del camino a seguir. A 400 metros, nos encontramos con el molino de Alajar, convertido en casa rural.



 ; 


Nuestro camino sigue un poco antes del molino y a la izquierda, empedrado, que sigue paralelo a la rivera por su lado izquierdo y que, pasando por varios molinos abandonados, nos lleva hasta un mirador que se encaja en la garganta que ha excavando el río, con formaciones rocosas en forma de agujas y una frondosa capa de vegetación y arboleda que despierta en todos nosotros el espíritu de libertad que nos da la impresión de encontrarnos en un lugar lejano de la civilización.




Tras disfrutar de las vistas que nos ofrece el mirador, continuamos nuestro camino que un poco más adelante gira a la izquierda y es en este punto donde debemos dejarlo y continuar por un estrecho sendero a la derecha que desciende hacía la rivera. Está señalizado pero si no estamos atentos podemos pasar de largo.

  

Seguimos este estrecho sendero durante un buen trecho, hasta llegar al borde de la rivera, donde a pesar de que el sendero continua recto, es aquí donde la vadeamos y tomamos un sendero por el lado derecho del río, más cómodo y menos agreste que el anterior y dejando un pequeño puente metálico a nuestra izquierda.
Poco después llegamos a una portilla que cruzaremos justo enfrente de un pequeño cortijo y continuaremos unos cincuenta metros aproximadamente y tomaremos dirección a nuestra derecha ascendiendo suavemente por una explanada hasta localizar a nuestra izquierda otra portilla con la marca de GR, que cruzaremos y que nos conduce por una dehesa de ganado vacuno, hasta otra portilla con la indicación bien clara de “camino de Santa Eulalia”, hacia la derecha.




Poco más de unos cien metros adelante, llegamos a la rivera de Santa Ana, donde podemos refrescarnos y descansar antes de continuar ascendiendo suavemente hasta llegar a la carretera que tomándola hacía la izquierda, y tras dos kilómetros y medio, nos lleva directamente a un pequeño poblado donde se localiza la ermita.



La ermita en muy buen estado y muy coqueta, se encontraba con la cancela exterior cerrada, pero pudimos ver su interior ya que tenía abierta parte de la puerta principal, apreciando una pequeña figura dorada que representa a la santa extremeña.




Tras descansar y almorzar, dimos un paseo por el lugar, bebiendo agua en su fuente y visitando la que es denominada plaza de toros más antigua de España del siglo XVII, toda de piedra y en muy buen estado apreciándose algunas reparaciones. El lugar tiene muchas casas de hermandades propias de un lugar de peregrinaje y romería.



Y sin novedad a destacar nos volvimos a casa.




GRUPO SENDA