Actividades 2015

Olvera (Cádiz)

Fin de semana de los Enamorados - 14 y 15 de febrero de 2015


Nuestro magnifico Vallejo nos gestionó un fin de semana para celebrar el Día de los Enamorados, en la localidad gaditana de Olvera y en plenos festejos de Carnavales.

Partimos en nuestros coches para el destino, con un guion de actividades y el gran propósito de divertirnos y disfrutar.

Tras tomar fuerzas en el habitual asador de San Sebastián, retrocedimos sobre nuestros pasos para visitar el Castillo de las Aguzaderas en El Coronil, que los árabes construyeron en el siglo XIV y que tras las explicaciones de nuestro anfitrión, aprendimos que no todos los castillos están en lo más altos de los pueblos y el porqué.

De aquí, y ya juntos las once parejas de súper enamorados, visitamos, en Montellano, a visitar el taller del artesano Manuel Romero creador de guitarras españolas, donde recibimos clases magistrales de cómo era el proceso, paso a paso, de la creación de una obra de arte.

Bien instruidos, continuamos camino hacia nuestro destino, el hotel Sierra y Cal de la localidad, declarada Conjunto histórico-Artístico; Olvera.

Tras tomar posesión de nuestras habitaciones y refrescarnos, nos fuimos a almorzar al restaurante El Puerto, donde, como no podía ser de otra manera, nos hicimos notar.

Teníamos preparada la visita guiada a la zona antigua y más monumental del pueblo. Nuestra guía nos llevó andando, por lo más alto de la localidad y hablando de la historia del lugar. Visitamos el barrio de la villa, con casas de los antiguos olvereños en lo alto de los denominados mogotes rocosos.



Llegamos a la Iglesia Arciprestal de Nuestra Señora de la Encarnación, que no pudimos visitar por encontrarse cerrada, es nuestro sino con las parroquias.

Después entramos en el museo, tras el abono respectivo de 90 €, eso sí, por ser grupo, disfrutamos con las explicaciones de nuestra guía y hasta hubo quienes, para retratarse, se montaron en un caballo… de cartón.

Y la prueba final, casi a medias luces, subir, como no, a lo más alto de lo alto, El Castillo árabe de la época nazarí, en muy buen estado y curiosamente el acceso es cruzando el zaguán de una casa. Lo peor no fue subir los altos escalones hasta llegar a la torre del homenaje y demás habitáculos, sino el aire que nos dejó casi tiritando y que nos introdujo el frio hasta los huesos.

Tras la visita, nos volvimos al hotel para disfrutar de una comparsa pero al final no pudo ser, así que el verdadero disfrute fue la opípara cena que nos tenía preparada el hotel y que culminó con bombones y cava.

Pero como nuestra intención no era la retirada, con el acompañamiento de más cava cortesía de la familia Hidalgo, continuamos con nuestros showmen Vallejo-Paz y sus sevillanas, y como no, nos hicimos dueños del salón-comedor, de la admiración y acompañamiento de huéspedes y del hotel, siguiendo con los cantos y toques de guitarras hasta pasadas las dos de la madrugada, tras lo cual nos retiramos dichosos, contentos y felices: “Es la noche de los Enamorados”.

Amaneció domingo lluvioso y frio, por lo que cambiamos el plan previsto.

Las siete parejas que quedamos, nos fuimos a visitar el Santuario de Nuestra Señora de los Remedios, a las afueras de Olvera.

Nos habían dicho que en la carretera de Alcalá del Valle, se encontraba el Convento de Caños Santos, donde se venera la Virgen del mismo nombre, del siglo XVI y nos fuimos a visitarlo y lo encontramos, pero después de pasar varias veces por la entrada, eso sí, no estaba señalizada. Lo que no sabíamos es que nuestro sino se volvería a cumplir, ¡estaba cerrado! De lo que más disfrutamos fue del frio gélido que hacía en esa montaña.

Almorzamos en Utrera, en el asador El Granaino, que encontramos por casualidad.

Un fin de semana lluvioso y frio pero que el calor de Grupo y de sus Soci@s, hicieron que lo disfrutáramos.

Ya estamos preparando la próxima.


VER FOTOS EN PICASA


GRUPO SENDA