Actividades 2017

Carboneros a Aguardenteros

Alanís (Sevilla) - 14 de enero de 2017


Todas las previsiones climatológicas auguraban un día muy frío, con temperaturas que iban desde 1º a 8º.

Estas noticias nos hicieron ser previsibles y prepararnos para las temperaturas fresquitas que pudiéramos encontrar, especialmente en los lugares de umbría.

Amaneció un día en Sevilla con cielos súper despejados y con la apreciación de que no hacía tanto frío.

Llegamos al inicio de la ruta, en el km 2,2, antes de llegar al pueblo y con pie en tierra, efectivamente comprobamos que no era tanto como se decía, así que empezamos nuestra marcha, no sin antes hacernos la foto con todos los asistentes a esta salida...

De este sendero no encontramos referencias de quienes lo hubieran podido hacer antes. Tampoco estaba señalizado por lo que la aventura estaba asegurada, como así fue. Al poco de empezar un desvío nos señalaba el camino a de las Carboneras y me despistó, aunque solo fue un regreso, un inicio, otro regreso y volver a la ruta inicial, previa confirmación del error, por parte del propietario de la finca particular que nos dijo que a pesar de ello no nos echaría. Para los escépticos, decir que nadie se perdió...


En todo este primer tramo del camino nos acompañó un cielo radiante y un sol apetecible aunque no por ello nos despojamos de ropa.

Después de alucinar con los misterios de la naturaleza y ver a un cordero recién nacido y el milagro de la vida, llegamos a la finca de Las Carboneras y cuan fue nuestra sorpresa cuando nos recibió un cartel por duplicado, de “Prohibido el Paso”.

Tras comprobar otra posibilidad con resultado negativo, se convocó al Grupo, se aconsejó silencio e ir agrupados y, sin candado que lo impidiera, cruzamos la cancela y continuamos nuestro camino.

El Grupo respetó las consignas dadas y aguantó unos cincuenta metros para dejar de estar agrupado y volver con sus charlas y cuéntame. Hay que reconocer que es imposible mantener callado a nuestro Compi Antonio y alguna Compi también, así que seguimos adelante.

Nuevamente un desvío sin señalizar, me hizo titubear pero por poco tiempo y tomamos el camino correcto, no sin que los escépticos volvieran a dudar.

Tras una visión fantasmagórica inexplicable en la que un coche que estaba, cuando llegamos al sitio ya no..., por fin la cancela de salida de la finca y sin incidencias.

Llegamos a un llano donde vimos la primera señal que indicaba: “Sendero Aguardienteros-Alanís 18’6 km.”, Compis de poca fe que me miraron con ojos... raros al ver lo que quedaba y vuelta a dudar y a pesar de las explicaciones, (se agradece la confianza), continuamos por el camino correcto, pero en el que empezaban las pendientes, dos buenas subidas antes de llegar a ver el Castillo de Alanís.

Esta segunda parte de la ruta fue menos atractiva a la vista que la primera, con mucho más verdor y suelo alfombrado de una capa verde que brillaba con el resplandor del sol y el reflejo del azul del cielo.

Y llegamos a nuestro destino, con una distancia recorrida de unos 12 km hasta la iglesia donde nos encontramos con Concha y Luis que nos esperaban, inmediatamente foto de Grupo y bus para casa tras nuestro cafelito con dulces de rigor. Todos contentos hasta la próxima.


VER FOTOS EN PICASA


GRUPO SENDA