Actividades 2019

Bosque de Cobre

Serranía de Ronda (Málaga) - 23 de noviembre de 2019


Llegó el día de poder cumplir con la propuesta y el deseo de realizar una famosa ruta por su encanto paisajístico y su colorido dorado.

La propuesta era ir a la provincia de Málaga, al Valle del Genal en la Serranía de Ronda, para visitar un bosque de castaños en la época otoñal cuando sus hojas caducas se vuelven del color que da nombre a El Bosque de Cobre.

Pese a que el inesperado cambio en la temperatura del tiempo pasó factura a muchos de los aspirantes a realizar esta ruta, acompañado de días de lluvia, diecinueve nos aventuramos a no perder la oportunidad, no sin las dudas de que la climatología nos fuera hostil, pese a las previsiones de buen tiempo.

Antes de llegar a Igualeja, el paisaje ya nos iba anunciando lo que nos esperaba. Manchas ocres de bosques de castaños pintaban loas montes que nos rodeaban, incluso llegaban a formar arcos de bienvenida en la carretera.

En esta localidad pudimos disfrutar del nacimiento del Río Genal, con sus aguas transparentes que fluían de una cueva que recogía las filtraciones de aguas. De allí y siguiendo por la carretera de montaña, estrecha y con gran cantidad de sinuosas curvas que como balcones nos permitían disfrutar del colorido otoñal.

En Pujarra comenzamos la ruta, más o menos a la hora prevista, aunque comenzamos con las subidas antes de tiempo debido a que el bus no podía acercarnos al inicio, donde nos esperaba una pendiente que nos iba a calentar las pantorrillas y el resto corporal, nos esperaba un sendero de algo más de 11 kilómetros.

A 769 metros de altitud, y subiendo, nos permitió disfrutar de unas vistas del valle verdaderamente espectaculares.

Durante todo el recorrido estuvimos rodeados del bosque de castaños, con algunas salpicaduras de encinas, quejidos y coníferas, y con un suelo alfombrado de hojas de castaños que en ocasiones debíamos adivinarlo.

Solo algunas nubes y viento, que no nos impidió ver el brillante mar de la Costa del Sol.

Las paradas en castaños centenarios y la toma de aliento tras las subidas, -llegamos a los 1065 metros de altitud-, el disfrute de las vistas y el inmortalizar nuestra presencia, nos hizo retrasarnos del horario previsto, pero un tramo de carretera y terreno más llano, nos hizo recuperar tiempo.

Repusimos fuerzas en el punto de inicio de la bajada hacia el pueblo de Igualeja, con unas vistas inigualables de la serranía donde destacaban las manchas blancas de sus pueblos entre las ocres de los castaños, a ratos sombreados por las nubes y a ratos brillantes por el sol.

Para llegar al final de nuestro destino, solo nos quedaban unos tres kilómetros de bajada, en ocasiones rompedoras de rodillas que nos llevó a la rivera del Genal justo en el puente del Río Seco.

A petición mayoritaria y principalmente porque el kilómetro que nos quedaba para llegar al pueblo por carretera, no nos daba la seguridad necesaria, llamamos al bus que nos recogió para dejarnos en el nacimiento del Río Genal para tomar nuestro cafelito y posterior regreso a casa, con la satisfacción de haber disfrutado de un buen día y una buena ruta.

VER FOTOS EN PICASA


GRUPO SENDA